CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

Después de algunas derrotas inesperadas, tras cometer errores inexplicables que han terminado con marcadores en contra, las victorias del equipo masculino senior del Pozuelo Rugby Unión saben infinitamente mejor que en cualquier otro momento; y, siendo tan decisivas como son, se reciben con enorme alegría y la esperanza en la punta de los dedos. Nunca antes había resonado con tanta fuerza esa afirmación que dice que ‘si nunca pierdes, nunca apreciarás las victorias’. Una temporada llena de meandros, dificultades, lesiones y marcadores en contra casi inexplicables; han convertido al grupo de jugadores del PRU en un equipo sólido, con ideas claras y ganas de enmendar el pasado.

La jornada comenzaba con una tabla de clasificación apretada hasta extremos improbables hace unas semanas. Cualquier equipo podría colocarse en primera posición del grupo al final de esta fase de la competición. Una vez que el Club de Rugby Complutense Cisneros ganaba su partido, todos excepto el PRU podían terminar en cabeza (el PRU solo en segunda posición). Y, una vez finalizada la jornada, el equipo de Pozuelo salía del puesto de descenso directo y las estrecheces en la tabla volvían a ser casi las mismas. No se puede llegar al final de la competición con más emoción en todos y cada uno de los campos de rugby en los que se disputará el último encuentro de esta fase.

El marcador con el que finalizaba el partido que enfrentaba al Pozuelo Rugby Unión y a Barça Rugby (34 – 30) abre todas las puertas y ventanas por las que se pasa a lugares cómodos y de tranquilidad de una competición que está siendo complicada y dura para un equipo que ha sabido sacar la garra in extremis y al que ha acompañado la fortuna que tan esquiva había sido hasta ahora (lo que antes era una mala suerte casi enfermiza ahora se ha tornado en otra que no es tan cruel y no se ceba una vez tras otra).

El primer tiempo se disputó con cierta tranquilidad para el Pozuelo Rugby Unión. Marcador favorable y el juego controlado. Bien la delantera, correcta la línea de tres cuartos y Johann Eschenbach sumando puntos a base de patadas de castigo (al final del encuentro este jugador había sumado 19 de los 34 tantos conseguidos; más de la mitad del total).

La segunda parte fue más intensa y el marcador llegó a estar en contra y a tener contra las cuerdas al PRU. El ensayo de Adrián Sotomayor en la última jugada del encuentro (melé junto a la línea de marca del Barça Rugby con ‘salida de ocho’ que aprovechó Sotomayor con rapidez y decisión) alivió una especie de hecatombe que llegaba sin piedad y terminó convertida en todo lo contrario. Poco antes, el PRU había tenido un par de despistes defensivos que podrían haber sido definitivos. También había quedado claro que el ataque del PRU cuando se ganan las touches se convierte en un arma peligrosísima (en general, el juego estático del PRU ha mejorado mucho en las últimas semanas). El segundo tiempo fue incierto puesto que los jugadores del Barça Rugby no tiraron la toalla en ningún momento y porque los del PRU quisieron ganar a toda costa un partido en el que se estaban ‘jugando la vida’.

El próximo domingo, en el estadio ‘Yago Lamela’, el equipo senior masculino de Pozuelo Rugby Unión se juega el todo por el todo contra Pasek Belenos R. C. y podría eludir el descenso directo e, incluso, la promoción dependiendo de lo que pase en el partido entre Ampo Ordizia y Barça Rugby. Ese mismo día, el equipo senior femenino del PRU se juega el pase a la final de la liga autonómica. Será una última jornada llena de emociones y, esperemos, alegrías.

¡Vamos Piratas!

G. Ramírez