CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

Tarde fresca en Pozuelo de Alarcón. El sol luciendo aunque sin poder contrarrestar el efecto de un viento que provocaba que la sensación térmica fuera menor que la real. Un buen día para jugar al rugby y experimentar emociones. Se enfrentaban el PRU y C. P. Les Abelles. Marcador final: 23 – 17.

La fórmula elegida para la competición en la DH masculina de rugby hace que a estas alturas nada esté decidido, es más, hace que un equipo como el PRU senior masculino pueda terminar esta fase de la competición bien descendiendo directamente, bien jugando por el título. Cada partido es una final, cada error se puede convertir en definitivo y cada punto es un tesoro (los conseguidos por los bonus defensivo y ofensivo pueden resultar decisivos). Lo que resta de competición será, al menos, emocionante.

C. P. Les Abelles es un equipo que comenzó la competición con enorme fuerza, desplegando un juego solvente tanto en defensa como en ataque. Pero lo cierto es que ha ido de más a menos. No obstante, sigue siendo un equipo correoso, con puestos repletos de talento y muy peligroso en ataque. El Pozuelo Rugby Unión tenía un compromiso serio y rotundo en el Polideportivo ‘Valle de las Cañas’ al enfrentarse al ‘equipo abejorro’. Y el resultado final ha resultado una inyección de moral para la plantilla y para el cuadro técnico. Porque se ha ganado el partido jugando bien a pesar de los despistes en defensa que, generalmente, cuestan muy caro al equipo (el primer ensayo de C. P. Les Abelles fue el resultado de un enorme fallo defensivo del equipo al completo).

Durante la primera parte, la delantera del PRU trabajó mucho y logró doblegar a la defensa contraria que peleaba sin éxito alguno.

La primera línea al completo (Helman, Marina, Fertu) supo leer muy bien cómo se planteaba el partido por parte de Les Abelles; duros, decididos y rotundos en ataque). La segunda línea comenzó jugando con una velocidad que les convertía en una barrera muy difícil de superar y en un ariete desesperante para el equipo contrario (González Pastor estuvo muy bien; Tomeu Fluxa, especialmente bien en el contacto, siempre bien colocado y muy insistente en las touches para encontrar posibilidad de maul). La célula formada por la tercera línea (Gallego, Ibáñez y Sotomayor) supo sufrir peleando cada balón, sin temor y con seguridad. El primer ensayo estuvo firmado por Ibáñez y el segundo por Gallego. Adrián Sotomayor buscó cada balón, indagó en cada jugada posibles soluciones, y supo sufrir (recibió un millón de golpes sin parecer inmutarse) llegando el primero, una y otra vez, al ruck en el que esperaban con los brazos abiertos los delanteros de Les Abelles.

Por su parte, Johann Eschenbach se volvió a convertir en un cheque en blanco para el PRU. No falla una patada de castigo ni queriendo. Si bien es cierto que en el juego abierto estuvo algo más discreto que en otros partidos, fue el jugador que decidió por cuanto se iba a ganar el encuentro.

Es importante señalar que se renunció (sobre todo durante la primera parte) a alguna patada de castigo para disputar la melé correspondiente o para jugar a la mano. Esto es señal de la confianza que tenía el equipo en poder sacar adelante el partido. Y es importante decir que, durante la segunda parte, todo el equipo jugo a buen nivel. El cuerpo técnico planteó el partido con seriedad, ha traído hasta aquí al equipo en buena forma física y parece que están sabiendo gestionar bien la presión de la plantilla.

El resultado final (23 – 17) refleja muy bien lo que sucedió sobre el terreno de juego. Y la esperanza vuelve a aparecer. De aquí al final de esta fase de la competición (quedan cuatro partidos) no se puede fallar. Ni mucho ni poco. Es necesario ganar cada partido y, si es posible, sumar cinco puntos por partido.

La próxima ‘final’ contra el Club de Rugby Complutense Cisneros se disputará el próximo día 9 de marzo (16.00 horas) en el Polideportivo ‘Valle de las Cañas’.

¡Vamos Piratas!

G. Ramírez