CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

El equipo senior masculino del Pozuelo Rugby Unión ha jugado un excelente partido en Las Terrazas de Alcobendas. Es verdad que el resultado no ha acompañado (31 – 23), pero el juego del equipo, el compromiso de los jugadores y la calidad de algunos de ellos, ha estado a una altura muy considerable. El partido ha sido divertido, disputado, correoso y un pequeño monumento al rugby de club.

El PRU ha jugado al rugby con dureza y con limpieza a partes iguales (también lo hizo así el Silicius Alcobendas Rugby); ha demostrado que la calidad técnica de sus jugadores no tiene nada que envidiar al resto de equipos de DHA; y tácticamente el nivel es envidiable. El conjunto funciona y el resultado refleja un castigo excesivo para un equipo que tiene todas las posibilidades del mundo de remontar en la tabla de clasificación.

Algunos jugadores están demostrando una calidad extraordinaria. Por ejemplo, el talonador David Gallego disputa las melés con fuerza, con robustez, en el juego abierto es una pesadilla para los contrarios por su rapidez y una cintura que hace casi imposible adivinar la dirección que va a tomar un metro después. Siempre está en el lugar adecuado. Gracias a él, llegó el último ensayo del PRU a cargo de Jorge Elvira que, aunque fuera más por dejar intacto el honor que otra cosa, ha dibujado un tanteador más cercano a lo que ha sucedido en el terreno de juego. Hay que volver a señalar la labor de Adrián Sotomayor que ha estado muy bien cerrando la melé y saliendo de ella con rapidez para causar muchos problemas en la defensa del equipo contrario. Javier López de Haro muy bien, sin cometer errores al decidir, y Johann Eschenbach ha mantenido el excelente nivel que ha demostrado desde el primer partido de la temporada.

Comenzó el partido muy mal. A los dos minutos Silicius Alcobendas Rugby anotaba el primer ensayo al ganar un maul, algo que volvería a pasar más adelante. Y es que detener el avance de un maul bien formado es muy complicado; es mucho más fácil evitar que se forme. El equipo de Alcobendas tiene muy bien preparada esta jugada a partir de la salida de touche y se convierte en un arma letal. El maul fue el alma de la fiesta y la reina fue la pierna derecha de Juan Diego Zabalegui (consiguió hasta cinco veces que el balón pasara entre los palos golpeando).

El marcador fue una especie de acordeón que dejaba a un punto al PRU y volvía a estirarse de forma casi imposible atendiendo al juego desarrollado por el equipo.

El equipo senior masculino del PRU tiene posibilidades de recuperar en la tabla y lo hará si la fortuna acompaña un poco (sólo un poquito) el nivel de juego que está desplegando en los últimos partidos. Es cuestión de tiempo puesto que los jugadores están en buena forma, la pizarra funciona y el equipo está engrasado más que bien.

¡Vamos Piratas!

G. Ramírez