CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

A las 12.00 de la mañana del domingo 24 de marzo, comenzaba el partido que enfrentaba al equipo senior masculino de Pozuelo Rugby Unión y a Ampo Ordizia. Mucha gente en las gradas del Altamira Estadioa y muchas nubes que dejaban claros en el cielo guipuzcoano. Comenzaba un partido que el PRU estaba obligado a ganar para poder mantener las esperanzas intactas de mantener la categoría un año más.

El resultado final (18 – 30) habla bien de cómo ha sido el partido. Si bien es cierto que Ampo Ordizia ha estado durante unos minutos por delante en el marcador, la sensación de superioridad táctica y física a favor del PRU ha sido patente de principio a fin.
El PRU ha sabido atacar con acierto, con la delantera haciendo estragos en la defensa contraria (que ha sido muy ordenada y potente aunque incapaz de evitar que el balón estuviese en poder del equipo de Pozuelo durante mucho tiempo), con la línea de tres cuartos haciendo circular el balón a velocidad endiablada y sumándose a la defensa contundente junto a los delanteros. Salvo en un par de ocasiones, los despistes no han tenido protagonismo.

David Gallego ha vuelto a destacar atacando y convirtiendo su casco amarillo en un bisturí. Este jugador defiende con fuerza y ataca con carrera rápida y cintura flexible, este jugador se puede convertir en una pesadilla para el equipo contrario si tiene el balón y un par de metros de distancia.

Johann Eschenbach ha sido pieza fundamental para conseguir esta victoria (no es la primera vez que sucede y no será la última). La mitad de los tantos anotados (¡la mitad!) han sido conseguidos por el medio de apertura. Sin brillar en el juego abierto en este partido, con el pie ha sido definitivo.

Borja Ibáñez ha jugado un partido muy completo (qué pena ese ensayo anulado en la primera parte); Javier López de Haro ha repartido juego con acierto y mucha rapidez; este jugador no duda tomando decisiones en una sola jugada. Y Manawanui Jean Williams ha hecho gala de una excelente técnica individual y una extraordinaria capacidad para leer las jugadas que le permitía adelantarse con sus intenciones a la defensa contraria.

Las tres expulsiones temporales por juego sucio han empañado la fotografía final del partido y los jugadores tendrán que valorar este tipo de acciones como lo que pueden llegar a ser, que no es otra cosa que la razón por la que se puede perder un partido incierto en el resultado.

Llega el PRU, a esta recta final de la competición, en buena forma. Y la pizarra comienza a asimilarse por parte de una plantilla que demuestra una concentración mayor y más estable que en partidos anteriores.

El próximo partido, contra Barça Rugby en el Polideportivo ‘Valle de las Cañas’, se dibuja como otra final. Y los puntos por bonus, si ya eran importantes hasta el momento, se pueden convertir en definitivos. Ganando los dos partidos que restan, y si los resultados en otros campos acompañan, se podrían evitar incluso los partidos por el descenso. Más emoción es imposible.

¡Vamos Piratas!

G. Ramírez