CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

Acabo de llegar a casa. Vengo del campo del CR Alcalá. He llegado con un 43-17 en contra y el corazón lleno.

He llegado con las sonrisas de un tercer tiempo y la satisfacción de que un Alcalá nos felicite por el juego que hemos hecho. Hemos vuelto a competir en desventaja física más que evidente pero hemos hecho nuestro juego dando batalla hasta el final. Seguimos peleando los veinte primeros minutos con marcador a cero ante equipos que de entrada nos barren.

Los minutos pasan y empezamos a cometer algún error. Cansancio. Nos metieron tres o cuatro ensayos antes del descanso.

En la segunda parte, hemos apretado más. A nadie le gustar perder y aquí el trabajo mental, invisible, empieza a dar sus frutos. Sabemos a qué queremos jugar y con quien jugamos. Tuvimos la suficiente garra para hacer nuestro juego y no vernos desbordados por las cirscunstancias. El Alcalá hizo cambios y pudimos tomar la iniciativa por un rato, con dos ensayos muy trabajado.

Pick N Go! Pick N Go! Pick N Go! Pick N Go! Pick N Go! Pick N Go! De doce a quince fases, ahí lo dejo …

El tiempo pasaba. Las imprecisiones y las lesiones también; Fluxa, Lupano, Pelayo, Sara, Azul … Otro par de ensayos en contra. Hemos acabado mirándoles a los ojos y peleando en su campo.

Nos lastra mucho no tomar iniciativa, pero es dificil. Todos los ensayos de Alcalá cerca de los extremos. Tenemos que trabajar fases de conquista, darle una vuelta para conseguir ganar balones. Como sea….. En melé nos salva lo del empuje de metro y medio. Los chicos han acabado contentos, sin mirar a las pelotillas del campo. Mejorable, esos bajones físicos tras veinte minutos de partirse la cara.

En actitud, DIEZ.

1,2,3 piratas!

A. Monzón