CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

CRC POZUELO 78 – 0 TORRELODONES B

Quién nos ha visto y quién nos ve ahora. 23 en el acta y a punto de tener que hacer convocatoria. Ni los más viejos del lugar recordaban esta sensación. Para completar la lista comparecieron cuatro pezqueñines de la cantera que contribuyeron muy positivamente a nuestro juego.

Y además, volvemos a tener reincorporaciones de viejos guerreros como nuestro capi Conrado o Diego “Tormenta” Pérez. Fantástico.

Vuelta a nuestro vestuario después de dos largos años de ausencia, salimos como motos y nos encontramos con la primera sorpresa. Los de Torre son solo 12 tíos. Les ponemos ruedas en la melé y el árbitro dice que mejor melés pactadas, no vayamos a tener un disgusto. Tenemos que cambiar ligeramente nuestro objetivo: seguir jugando a tope, no perder el orden y la concentración y evitar que cada uno se ponga a hacer la guerra por su cuenta aprovechando que hay más huecos para pasar. 

En los primeros minutos se notó un cierto nerviosismo por nuestra parte, que nos llevaba a perder tontamente el balón o a regalar situaciones de ventaja al contrario que normalmente no ocurrirían, pero duró bien poco. En el minuto 8 nuestro joven Álvaro termina una jugada colectiva y abre el marcador, y a partir de ahí dominio total con casi 40 puntos anotados en cada mitad del partido e impidiendo que ellos marcaran ningún tanto.

Fantástica actitud y ejecución de los jóvenes que nos acompañaban: Álvaro con su velocidad, Pacheco con su sentido táctico y buena colocación (estando en el sitio adecuado en el momento adecuado metió nada menos que cuatro ensayitos), Danilo sólido como el hormigón y Chris dejando volar su lado salvaje y chocando contra todo lo que hubiera delante. Santi, que también es de esa quinta pero ya es ‘uno de los nuestros’, estuvo incisivo y seguro en defensa, como siempre.

Además de la seriedad con la que jugamos también es destacable que nadie se lesionara, por lo menos de gravedad, salvo un aparente esguince de rodilla de Chespir que esperamos que se quede en nada. Las dos semanas de parón que tenemos por delante nos vendrán muy bien para reparar lo que haya de chapa y pintura dañada.

Total, que acabamos la segunda jornada como líderes de la clasificación, pero sobre todo con magníficas sensaciones de cara a lo que toca de temporada. Mantenemos el mojo, la magia sigue en nuestras manos (y en el pie de Moni) y tenemos fondo de armario suficiente para jugar cada partido sin la sensación (tan habitual otros años) de ser cuatro gatos sacrificándose en las Termópilas ante un contrario muy superior en número.

Para terminar, buen tercer tiempo en un local nuevo con un nombre inesperado para el fino vecindario en el que está situado: un, dos, tres club social…

Muchísimas gracias a Carlos Pacheco por las fotos tan cojonudas que nos sacó. Más fotos buenas en Instagram, @capacaphoto. 

Creo que este año lo vamos a pasar muy bien.

Pato