CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

Precioso día se nos quedó en el Valle de las Cañas para enfrentarnos a los muchachos del segundo equipo del CAU. Por nuestra parte habíamos tenido el lujo de tener que hacer convocatoria, porque a la desacostumbrada sobreabundancia de jugadores viejóvenes teníamos que añadir 5 incorporaciones de jovencitos sub 23. Parece que este año habrá que hacer rotaciones para que todos juguemos, pero tras tantas temporadas de padecer el síndrome de los espartanos en las Termópilas, lo de este año es un lujo.

Me gustaron mucho varias cosas. Para empezar el ambiente, sin estridencias ni gritos, pero con concentración para hacer las cosas bien, sin errores. Después la actitud de los jovencitos, para enmarcar. Lo dieron todo en el campo, con esfuerzo y humildad, sin borrarse de los placajes cuando tocaba y siendo generosos con el balón en ataque, pensando siempre en el juego del equipo en conjunto. Y por supuesto la actitud del resto del equipo: los placajes de Thomas, la contundencia de Diego “tormenta”, la valentía de Diego Santos pescando balones en todos los rucks, la velocidad y pundonor de Mauro en defensa, los contrapiés y la verticalidad de Arturo, las tradicionales patadas con rosca de Moni…

Esta concentración sirvió para mantener el pie constantemente en el acelerador, sin tener los esperables momentos de relajación y pájara que podríamos haber tenido. Metimos 26 puntos en la primera parte y 33 en la segunda, lo que confirma esa impresión.

El resultado es más engañoso de lo que parece, porque el CAU nos plantó bastante cara y estuvo tres veces rondando nuestra zona de ensayo aunque sin llegar a mojar.

Para terminar, magnífico tercer tiempo en lo que parece que se va a convertir en nuestra nueva “sede social”. Francamente agradable, compartiendo comentarios, risas y planes con los adversarios, el árbitro y la familia. 

Ahora tenemos dos semanas por delante para preparar el difícil partido que tendremos contra los que se han puesto líderes de la clasificación, el San Isidro, un equipo que mete como promedio 65 puntos por partido y que ha encajado solamente un ensayo hasta ahora. Nos gustan los retos.

Es un placer formar parte de este equipo.

Pato