CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

San Isidro B, 45 – CRC C, 20

Pues un tiempo aguantamos a nuestros cocos de San Isidro. En el segundo tiempo se notó que la máquina nuestra no daba para más y se nos fueron en el marcador.

Pero empecemos por el principio. Lunes anterior. Llamada de su entrenador, que si no nos importa cambiar la hora del partido, que les viene mal. Bueno. Encuesta interna. Que sí, que vale, majetes, de nada.

Domingo. Calentamiento antes del partido. Aunque ellos ya llevaban un rato haciendo ejercicios en su lado del campo y nosotros íbamos saliendo del vestuario desperdigados y a ritmo de paseo dominical, algo terrible debieron de ver en nuestras pintas que pidieron al árbitro revisión de fichas. Hombre, Patxi tiene bastante pinta de samoano y Chespir impone bastante respeto si te mira torcido, pero ya me dirás a qué viene la tontería.

Y lo digo porque este proceso nos quitó precisamente los 10 minutos de conjunto que hacemos antes del partido para ensayar jugadas, sobre todo con la gente nueva. Pues no pudo ser, y probablemente nos habría venido bien.

En fin, que empezamos con bastante igualdad, todo el rato en medio campo. A los 10 minutos nos montan un buen maul y acaban entrando, 7-0.

Nuestra respuesta tardó un rato en llegar, pero una cagada nuestra no fue bien aprovechada por ellos, recuperamos el balón, Mario coge velocidad, balón a Higuero que parece que va con prisa y ensayito en la esquina, que lo transforma él mismo. Y como pensamos que la cosa va a estar igualada, tres minutos más tarde tenemos un golpe no demasiado mal colocado y Santi lo mete entre palos. 7-10.

Estamos en racha, y Pablito aprovecha para apoyar una jugada preciosa de nuestros tres cuartos y recoger de manos de Patxi el balón para ensayar. No metemos la transformación, 7-15. Este partido nos lo podemos llevar.

Pero poco nos dura la alegría, porque un par de errores encadenados les dejan la puerta abierta para ensayar bajo palos y volver al equilibrio en el marcador, 14-15.

Y claro, no seríamos nosotros sin recibir ese ensayo a última hora justo para irnos al descanso palmando 19-15. Bueno, seguimos compitiendo, y aunque el partido está siendo muy intenso y físicamente extenuante, parece que vamos a poder mantenernos en la segunda parte.

Pero no. En los diez primeros minutos encadenamos demasiados fallos. Las costuras se nos abren en defensa. Aunque las touches con Liam y Chris son una alegría no estamos aguantando las melés y los balones que salen atrás son muy malos. Como tampoco hemos practicado el maul, cada vez que iniciamos uno, y eso que tienen muy buena pinta, nos acaban mangando el balón o haciéndolo injugable. Total, 2 ensayos en contra y ya se pone la cosa cuesta arriba, 33-15.

Así va pasando la vida y transcurriendo los minutos. Las decisiones del árbitro son malas para los dos lados (lo que tiene estar en tercera, tan malos los árbitros como los jugadores), pero el caso es que las decisiones hacia nosotros nos acaban costando puntos. Jugadores que pisan fuera entes de ensayar, pases adelantados en jugadas de ensayo, no nos dejan sacar rápido los golpes… Un horror y otro ensayo más en contra, 38-15.

En medio de este desbarajuste se produce la jugada histórica de la mañana, en la que Javi Rubio trota (me imagino que más bien ya estaba allí desde un rato antes) para apoyar de cerca una entrada y acabar dejándose caer, imparable como la ley de la gravedad, para marcar nuestro último ensayo.

Con este mal sabor de boca parece que nos vamos a ir a la ducha, pero aún queda tiempo para una última cagada antes de que piten el final y quede el 45-20 definitivo en el marcador.

Muchas gracias a los chavales que bajaron con nosotros, que se dejaron la piel en el campo y demostraron tener mucho rugby dentro: Mario, Carlos, Higuero, Vasco, Liam y Chris.

En fin, a ver si en el partido de vuelta lo hacemos mejor.

La semana que viene, Filo-Liceo. Vamos a por ellos.

Pato