CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

“PENSAD EN COSAS CHINGONAS”

Echábamos mucho de menos un partido en el que a ratos hiciéramos las cosas bien (o no muy mal, para ser más precisos), y hoy fue el día.

Tres factores que importan:

  • Domingo de solecito sin calores y de no madrugar. Unos cuantos fans de los Titanes en la grada, que si no eran muy ruidosos sí que hacían comentarios divertidos y daban ambientillo a la cosa (como cuando les metemos un ensayo, van a sacar de centro y alguien del público les grita “¡vamos chicos, pensad en cosas chingonas!”).
  • Partido en el campo de césped natural de la Autónoma, que cuando no llueve está muy bien y cuando vas al suelo te acoge amorosamente, en lugar de la desagradable aspereza de los campos de hierba artificial que te lijan rodillas y codos, por muy de última generación que sean.
  • 18 muchachetes de azul y amarillo en el acta. 47 años, que no son pocos, y 89 kilos de media, con 7 de estos bacalaos por encima de 50 palos. Para el tipo medio de jugador de rugby que se usa hoy en día estos números me sugieren más bien la imagen de unos honorables señores canosos, calvorotas y algo esmirriadillos. La bolsa de botas de Seta, pieza de arqueología de las míticas Galerías Preciados, va muy bien con el grupo de vejestorios que juntamos. Pero no me quejo de nada, tres cambios es un lujo al que no estamos muy acostumbrados.

Enfrente teníamos a los televisivos Titanes, con un cartel de partido de lo más mediático y el acta rebosante de tipos en edad de merecer. Como se trataba de un duelo de colistas y ellos llevaban hasta ahora menos puntos encajados andaba yo un poco preocupado por cómo se decantaría el partido, pero pronto se demostró que habíamos llegado para llevarnos el encuentro.

Porque ya desde la jugada inicial se notaba una actitud nueva: recibimos, encadenamos un contraataque que termina con una melé a diez metros de su marca, dos contra uno en la salida y nuestro Sergio McLaren (esa flecha plateada) planta el primero de sus dos ensayos de la mañana junto al banderín.

Durante el resto del partido tuvimos el control la mayor parte del tiempo, aunque no sin caer en nuestras ya tradicionales y entrañables lagunas (de fuelle, concentración, animosidad o lo que sea) que de cuando en cuando se hacían evidentes en forma de agujeros negros galácticos por los que entraban los contrarios ante la atenta mirada de nuestros defensores. Al final mantuvimos un poco de orden y dignidad como para que no subiera el cuarto ensayo de ellos al marcador.

Es noticia que Melle no hiciera su placaje hoy, pero en lugar de eso nos deleitó aguantando un balón arriba contra tres contrarios mientras esperaba (con mucha paciencia, ciertamente) la llegada de sus compañeros a ayudarle.

Tercer tiempo magnífico con los Titanes, muchas gracias!

Y como siempre, muchas gracias a Simon por pastorearnos y reconducirnos hacia las sendas del sentido común, a Ludo y Mario por acercarse a animar y a Nacho y Vincent por tenernos en todo momento bien hidratados, felices y contentos.

Con la jornada de hoy abandonamos la zona de la muerte y nos quedamos (por poco) en la siempre menguante zona de la clase media. La semana que viene hay descanso, que lo vamos a agradecer. Y váyanse preparando para la siguiente, que recibimos al líder Filo en nuestra casa.

Un placer y un honor compartir campo con vosotros.

Pato.