CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

El primer objetivo esencial de esta temporada ya está conseguido. Las jugadoras del equipo femenino senior del Pozuelo Rugby Unión son campeonas de liga. Ahora, toca jugar con las campeonas de las distintas ligas del resto de España y pelear con uñas y dientes el ascenso a DHB. Dicho así, parece sencillo aunque una liga se gana solo con mucho trabajo y subir de categoría se consigue con mucho más. De momento, hay que celebrar que la plantilla del PRU femenino y el cuerpo técnico hayan conseguido llegar hasta aquí. Y hay que dar gracias por el esfuerzo que han realizado. Se han dejado todas las fuerzas en los campos que han pisado durante la temporada.

Las mujeres del PRU dieron ayer una lección de resiliencia. Supieron sufrir, supieron dejar detalles de calidad individual y como conjunto, quisieron ganar desde el primer minuto y dejaron claro que las dudas (también las hubo) solo se pueden superar poniendo a funcionar, sobre el terreno de juego, las fortalezas de un equipo que necesita tener las cosas claras para ganar un partido tan importante como el que se disputó en el Estadio Las Leonas de Madrid.

Frente al PRU se encontraban Jabatas Móstoles R.C., un equipo de jugadoras fornidas, rápidas y tan peligrosas en ataque como contundentes en defensa. Un buen equipo que no regaló nada, que peleó todos los balones y que dejaron claro que la próxima temporada serán un equipo muy a tener en cuenta. Arancha Leotte, primer centro del equipo de Móstoles, destacó de forma especial aunque todas sus compañeras estuvieron a un gran nivel.

El marcador siempre estuvo a favor del Pozuelo Rugby Unión aunque algunos minutos se ajustó de forma preocupante. Y el 32 – 27 final refleja bastante bien lo que pasó en el terreno de juego.

Las jugadoras del PRU estuvieron muy bien. Todas sin excepción.

Maravillosa Marta González de Castejón en sus carreras; rápida y efectiva, con unas ganas desbordantes de ensayar cada vez que tenía el balón entre las manos. Daniela Teulon Blanco estuvo muy seria, muy decidida en el placaje y no dejó de mirar la línea de marca en todo el partido. Esta chica puede desarrollar un potencial de los importantes. Cristina Herrero Motos, la medio de melé, supo controlar bien los pulsos y marcó una pauta más que adecuada en el juego del equipo. El resto de la línea de tres cuartos muy bien. Se echó de menos a una fija en la alineación, Paloma de las Heras, que no pudo acompañar en el campo a sus compañeras por motivos personales. Se la echó de menos y se la sintió cerca.

Ione Herrero y Gimena Ramírez placaron bien, defendieron con tensión y garra y, aunque en la melé se vieron superadas, en juego abierto dejaron muy claro quién mandaba allí. Yenier Wiliannys Rodríguez Silvera hizo su mejor partido como flanker y, si bien en ataque quedó algo más inédita, defendiendo repartió unas cuantas tarjetas de visita para que no la olviden en unas semanas. Elisa-Bety Alungulese incansable en la pelea, fajándose sin temor con las jugadoras contrarias que la recibían al percutir de tres en tres. Paula García de Mora, brillante, dura, rápida, lista y capaz de leer el partido con claridad. Y el resto de la delantera… muy bien.
Y es que el equipo, en general, estuvo a buen nivel. Eso sí, algunos problemas persisten y convendrá revisarlos para que esta nueva etapa de la competición se convierta en el desembarco tan deseado en la DHB. Placajes demasiado altos, una apertura morosa del balón más veces de lo deseado, y algunos despisten en defensa que, aunque son motivados más por el cansancio que por otra cosa, se convierten en puertas falsas que aprovechan los equipos contrarios con facilidad.

Las chicas del PRU ya ven el arcoíris en el horizonte aunque no deben olvidar que para que ese arco de colores luzca bonito tiene que caer un buen chaparrón minutos antes. Y en deporte ese chaparrón se llama competición. Es ahora cuando comienza la fase dura y definitiva. Las mejores contra las mejores, todas las ilusiones del año en juego cada fin de semana. Eliminatorias implacables. Y la ilusión intacta.

!Vamos Piratas¡

G. Ramírez

Foto: Raúl García