CRC Pozuelo Rugby

La mayor escuela de Rugby de Pozuelo de Alarcón

La llegada de septiembre suele marcar un nuevo inicio de temporada, y para las chicas del sénior femenino, después de una parada total de los entrenamientos desde marzo; este año la fecha era todavía más ansiada de lo habitual.

Todas teníamos muchas ganas de volver al campo, a los pases, al contacto; sin embargo, eran muchos los factores a tener en cuenta dada la situación actual. La seguridad ahora mismo es lo primero, y desde el club se trabajó muy duro con el protocolo que diseñamos para que la vuelta a los entrenos fuese posible; pero garantizase el bienestar de todas: horarios encajados a la perfección para evitar aglomeraciones en el campo, toma de temperatura antes de cada entrenamiento para asegurar que estábamos en perfectas condiciones, hidrogel, mascarillas, y por supuesto y para desgracia colectiva; nada de ejercicios que implicasen contacto.

Y sin embargo, dada la situación aparentemente adversa, en los primeros entrenamientos se vio claro que las ganas lo pueden todo; y el placer de ver a muchas chicas sobre el campo no pudo quitárnoslo nadie. La temporada llega con nuevas incorporaciones que ya nos han demostrado que espíritu y dedicación no les faltan.

Como siempre, a nuestro lado hemos tenido desde el principio a nuestros entrenadores María, Miki y Panocha, que han trabajado muy duro para poder adaptar horarios y ejercicios, haciendo entrenamientos alternativos intensos y seguros para todas; apoyando el proyecto de equipo que sigue creciendo.

La situación externa cambia de forma muy rápida cada día. Normativas entran y salen, y aunque es muy difícil mantener estabilidad en los entrenamientos cuando muchas de nosotras nos hemos visto confinadas, entendemos perfectamente que es necesario atenerse a ellas. Sin embargo, lo que no cambia son nuestras ganas de volver al campo a darlo todo, cuando las circunstancias lo permitan.

Y volveremos, seguro. Mientras tanto, seguiremos entrenando con la fuerza de siempre para cuando ese momento llegue. Te esperamos en el Valle.